Salud y Buenos Alimentos
 


   Salud y buenos alimentos | Alimentos 

Clasificación y propiedades del Jabalí (Sus scrofa)


Alimentos por categorías
  
Búsqueda de alimentos

  « Anterior

JABALÍ (Sus scrofa)

Siguiente »  

Jabalí
Sus scrofa

Jabalí (Sus scrofa) Creative Commons Atribución-CompartirIgual 2.5 Genérica Foto Richard Bartz en wikipedia.org

Propiedades del jabalí

En lo que se refiere al aspecto nutricional, el jabalí es un alimento con un significativo aporte de vitamina B12, vitamina B3, vitamina B, vitamina B6, proteínas, cinc, ácidos grasos monoinsaturados, agua, selenio, potasio y colesterol.

Vitamina B12 (o cobalamina). Es beneficiosa para las funciones del sistema nervioso, corazón y cerebro. Favorece el mantenimiento de la envoltura de mielina de las células nerviosas y participa en la síntesis de neurotransmisores. Además, es necesaria para la conversión de ácidos grasos en energía, y ayuda a mantener la reserva energética de los músculos a la vez que colabora para un buen funcionamiento del sistema inmunitario. La presencia de esta vitamina en nuestro organismo está íntimamente relacionada a la de la vitamina B9, siendo necesaria para el metabolismo del ácido fólico. Al igual que éste, la cobalamina interviene en la formación de glóbulos rojos y la síntesis de ADN, ARN y proteínas.

Vitamina B3 (o niacina). Interviene en el proceso de transformación de energía a partir de hidratos de carbono, proteínas y grasas, y contribuye a relajar los vasos sanguíneos dotándoles de elasticidad, a estabilizar los niveles de glucosa y ácidos grasos en la sangre, y a reducir el colesterol secretado por el hígado. Junto con otras vitaminas del complejo B, la niacina ayuda a mantener sanas piel y mucosas digestivas, además de colaborar en el buen estado del sistema nervioso.

Vitamina B1 (o tiamina). Participa en la producción energética colaborando en el metabolismo de los carbohidratos. La vitamina B1 juega además un papel esencial en la absorción de glucosa por parte de cerebro y sistema nervioso, por lo que la deficiencia de este nutriente puede derivar en cansancio, poca actividad mental, falta de coordinación, depresión, etc. Otras funciones como el crecimiento y mantenimiento de la piel o el sentido de la vista, dependen en buena medida de los niveles de esta vitamina en el organismo.

Vitamina B6 (o piridoxina). Favorece la formación de glóbulos rojos, células sanguíneas y hormonas, interviene en la síntesis de carbohidratos, proteínas y grasas, y colabora en el mantenimiento de los sistemas nervioso e inmune en perfecto estado, participando indirectamente en la producción de anticuerpos. La vitamina B6 reduce además los niveles de estrógeno, aliviando así los síntomas previos a la menstruación además de estabilizar los niveles de azúcar en sangre durante el embarazo. También evita la formación de piedras o cálculos de oxalato de calcio en el riñón.

Proteínas. Colaboran en el adecuado crecimiento y desarrollo del organismo, favoreciendo las funciones estructural, inmunológica, enzimática (acelerando las reacciones químicas), homeostática (colaborando al mantenimiento del pH) y protectora-defensiva.

Cinc. Interviene en el proceso de formación de los huesos, así como en el desarrollo de los órganos reproductivos, favoreciendo el funcionamiento de la glándula prostática. El cinc, además de ser un poderoso antioxidante natural, favorece la absorción de vitamina A y la síntesis de proteínas como el colágeno, colabora en el adecuado crecimiento durante el embarazo, niñez y adolescencia, y ayuda al mantenimiento de los sentidos de la vista, el gusto y el olfato. Además de en los huesos, está presente en diferentes tejidos de nuestro organismo como músculos, testículos, cabellos, uñas y revestimientos oculares.

Ácidos grasos. Son fuente de energía y ayudan a regular la temperatura corporal, a envolver y proteger órganos vitales como el corazón y los riñones, y a transportar las vitaminas liposolubles (A, D, E, K) facilitando así su absorción. La grasa resulta imprescindible para la formación de determinadas hormonas y suministra ácidos grasos esenciales que el organismo no puede sintetizar y que ha de obtener necesariamente de la alimentación diaria. A pesar de ello, conviene controlar la ingesta de alimentos ricos en grasa puesto que el cuerpo almacena la que no necesita, lo que ocasiona incrementos de peso indeseados y subidas de los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.

Agua (71,20%). Favorece la hidratación de nuestro organismo, al que debemos abastecer, incluyendo el consumo a través de los alimentos, con una cantidad de agua que oscila entre los 2,7 y los 3,7 litros, dependiendo de cada constitución, de la actividad física desarrollada, o de estados como el embarazo, la lactancia, enfermedad o exposición a fuentes de calor, circunstancias estas últimas donde las necesidades de consumo aumentan.

Selenio. Refuerza la protección contra enfermedades cardiovasculares a la vez que estimula el sistema inmunológico. El carácter antioxidante del selenio, retarda el proceso de envejecimiento celular, a la vez que le confieren propiedades preventivas contra el cáncer. La acción de este nutriente guarda relación con la actividad de la vitamina E.

Potasio. Junto con el sodio, se encarga de regular el balance ácido-base y la concentración de agua en sangre y tejidos. Las concentraciones de estos dos elementos en el interior y exterior de las células de nuestro organismo, generan un potencial eléctrico que propicia las contracciones musculares y el impulso nervioso, con especial relevancia en la actividad cardíaca.

Colesterol. Requerido tanto en tejidos corporales -hígado, médula espinal, páncreas y cerebro- como en el plasma sanguíneo, siendo esencial para crear la membrana plasmática que regula la entrada y salida de sustancias a través de las células. Una dieta con una elevada proporción de grasas saturadas, elevará los niveles de colesterol en la sangre y conllevará un mayor riesgo de padecer aterosclerosis -estrechamiento de las arterias por la acumulación de lípidos en sus paredes- y otras enfermedades cardiovasculares.

El resto de nutrientes presentes en menor medida en este alimento, ordenados por relevancia de su presencia, son: grasa, ácidos grasos saturados, fósforo, calorías, hierro, magnesio, vitamina B2, ácidos grasos poliinsaturados, sodio, vitamina D, yodo, calcio, vitamina B9, retinol, vitamina A y vitamina E.

Clasificación

Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Artiodactyla
Familia: Suidae
Tribu: -
Género: Sus
Especie: S. scrofa

Aporte Nutricional 100 gr

Energía
162,00 Kcal
Potasio
359,00 mg
Vitam. A
7,00 µg
Proteínas
19,50 g
Fósforo
167,00 mg
Vitam. B1
0,39 mg
Hidratos
0,00 g
Fibra
0,00 g
Vitam. B2
0,11 mg
Agua
71,20 g
Grasa
9,30 g
Vitam. B3
12,90 mg
Calcio
9,90 mg
Colesterol
63,00 mg
Vitam. B6
0,50 mg
Hierro
1,80 mg
AGS
3,28 g
Vitam. B9
4,00 µg
Yodo
2,00 µg
AGM
4,52 g
Vitam. B12
12,00 µg
Magnesio
22,00 mg
AGP
0,72 g
Vitam. C
0,00 mg
Cinc
2,30 mg
Carotenos
0,00 µg
Vitam. D
0,20 µg
Selenio
14,00 µg
Retinol
7,00 µg
Vitam. E
0,01 µg
Sodio
94,00 mg

Alimentos promediados:
Jabalí.



Carnes » Caza

Conejo
Conejo
Jabalí
Jabalí
Liebre
Liebre

Recetas con jabalí

Sin datos

Remedios con jabalí

Sin datos


Copyright © 2011-2017 | Aviso legal | juananvilla.es | panoramacreativo.com